953 58 14 58

  

Previous Next

Residencia Escolar

Centro Idiomas

REVISTA ESCOLAR

Visita Virtual

ERASMUS

 

“Un hombre inteligente no lo es por su sabiduría, sino por la capacidad de usar sus conocimientos en la vida real”. Esta frase atribuida al filósofo griego Aristóteles, que los organizadores incluyeron en la tarjeta de invitación, estuvo muy presente en el emotivo homenaje que compañeros de la SAFA, familiares y amigos de Alcalá la Real tributaron el pasado día 23 al profesor José Sáez Puerma, con motivo de su reciente jubilación. El acto contó con una gran afluencia de público, pues el homenajeado es persona muy conocida en distintos ámbitos alcalaínos hacia los que ha proyectado grandes dosis de dedicación y entrega, que le han granjeado el afecto y el cariño de muchos con los que ha tenido la oportunidad de trabajar o colaborar.

Pepe Puerma, que es como se le conoce, ha dedicado cuarenta y tres años a la SAFA, a la que se incorporó allá por el año 1975 en calidad de formador en la Residencia escolar. De ahí pasó a Profesor de Formación Profesional, ámbito en el que ha desarrollado la mayor parte de su actividad docente, sabiéndose adaptar a las condiciones que cada reforma educativa conllevaba en momentos concretos. De ahí su magisterio en cursos especialmente complicados como el PGS, el PCPI y, más recientemente, la FPB; cursos de los que, según dejó constancia en su intervención, se sentía especialmente orgulloso, por el reto que suponía poder sacar adelante a alumnos que necesitaban y necesitan docentes con la valía profesional y la talla humana del homenajeado, que se ha plasmado en la transmisión de conocimientos y, sobre todo, de valores. Pero no se puede comprender la figura de Pepe Puerma sin tener en cuenta y valorar su capacidad de gestión. Buena prueba de ello la constituye su compromiso con tareas menos gratificantes que la docencia, pues fue Jefe de Estudios y Presidente del Comité de Empresa, aparte de su permanente colaboración con todas las AMPAS del Centro en aquellas actividades para las que se la requerido.

En definitiva, se ha jubilado un docente con mayúsculas, de esos en los que seguramente pensaba el líder surafricano Nelson Mandela, cuando afirmó que “la Educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.